Educación en valores

Enseñar el valor del esfuerzo

En pleno apogeo de la sociedad del bienestar y consumo y con pautas educativas tendentes a ofrecer la posibilidad de acceder a todas las necesidades sin un coste personal, los niños y jóvenes se desarrollan en la secuencia: "Me apetece, lo quiero, lo tengo y de inmediato", la consecuencia es la incapacidad para soportar esfuerzos asociado a sentimientos de impotencia, frustración, no valoración de las cosas, incapacidad de disfrute, y falta de respuesta a la adversidad.

Se hace necesario prepararles para responder ante los conflictos y ayudarles a potenciar la fuerza de voluntad, la capacidad de superación y el desarrollo de una personalidad fuerte.

Podemos tener en cuenta unos criterios generales para potenciar el valor del esfuerzo en nuestros hijos/as:

  1. Enseñarles a asumir responsabilidades por básicas que sean y a ser autosuficientes.

  2. Ayudarles a controlar sus impulsos para que sean capaces de demorar sus gratificaciones y tolerar la frustración. Para ello conviene no ceder a sus caprichos, anticiparles los momentos gratificantes, hablar con ellos sobre el futuro y tratar de que se tracen un pequeño proyecto a medio y largo plazo.

  3. Destacar el esfuerzo que hay detrás de los logros. Dosificar regalos, no permitir dejar las cosas sin acabar.

  4. Acostumbrarles a que adquieran compromisos y exigirles su cumplimiento.

  5. Enseñarles con nuestro ejemplo a superar con humor situaciones frustrantes y a tener metas realistas.

  6. Procurar que compartan, regalen y participen en actos solidarios.

  7. Proponer objetivos concretos que podamos controlar diariamente.

 

Fuente: APOCLAM